¿Cómo utilizar un soldador de estaño?

Utilizar un soldador de estaño es un procedimiento sencillo siempre que se tomen en cuenta los pasos adecuados. A continuación, te contamos detalladamente cómo es el uso de estos equipos.

Paso 1Conectar a fuente eléctrica

Conecta el soldador a la fuente de alimentación eléctrica. Ten en cuenta el voltaje que soporta la herramienta sea el indicado, el cual lo puedas hallar y se especifica en una etiqueta que viene con el equipo.

Si ves que no funciona, debes corroborar que el enchufe sea el indicado en correspondencia con la potencia del aparato.

Paso 2 – Esperar a que se caliente el soldador

Espera el tiempo necesario para que el soldador se caliente. Hay modelos que se calientas de forma casi inmediata mientras que hay otros que alcanzan su temperatura máxima en unos 10 minutos máximos.

Cuando se encuentre bien caliente, acomoda aquello componentes que vayas a soldar y posiciónalos en la forma que debería quedar después de haberse soldado.

Paso 3Posicionamiento del soldador

Ve acercando el soldador al estaño. Lo más recomendable es que el estaño y el soldador se acerquen simultáneamente en dirección a la superficie que se ha de soldar, de este modo, se encuentran al mismo tiempo.

En el momento en el que el estaño se derrita encima de la superficie debes mantener los elementos en esa posición por unos cuantos segundos. Para que de esta manera se fije bien y después retira el soldador.

No intentes enfriar los elementos por tu cuenta soplándolos o ventilándolos artificialmente. Cada elemento tiene su tiempo determinado de enfriamiento y se debe permitir que se enfríe de forma natural.

Paso 4Comprobación del trabajo

Comprueba que la soldadura haya quedado en buen estado. Esto puedes saberlo observando el aspecto. Si observas que quedó opaca, esto quiere decir que ha quedado fría y requiere una nueva intervención. La soldadura óptima debe quedar brillante.

En caso de que tengas que volver a soldar, hazlo durante unos 3 segundos más. Este tiempo será suficiente para refundir el material y conseguir el estado que se requiere.

Algunos consejos y advertencias

  • No debes usar el mismo estaño para todo. El estaño grueso debe usarse en soldaduras más demandantes. Mientras que para soldaduras finas, como las electrónicas, el estaño debe ser mucho más delgado.
  • La manipulación del soldador siempre debe hacerse con mucho cuidado debido a que este alcanza altísimas temperaturas que pueden llegar a lesionar severamente la piel si se tiene contacto con este.
  • Preferiblemente, emplea soldadores cuyo rango se encuentre entre los 30 y los 60 W.